Navidad Esencial

Navidad Esencial

Autora: Lourdes Hernández

Navidad Esencial significa vivir diciembre con una prioridad: el ahorro. Para nuestro bolsillo, para la comunidad y para el planeta.

Seis pasos para lograr una Navidad Esencial:

 

Paso 1:

Ten una lista minuciosa de personas a quienes debes dar un regalo y aquellas a quienes quisieras mostrar tu aprecio y cariño. Es comprensible que hay compromisos ineludibles. Anota junto a cada nombre y regalo, el sitio o el proveedor del producto y el precio tentativo que esté dentro de tu presupuesto. Es bueno poner un precio similar a todos tus regalos, por ejemplo $15. Para tu pareja y tus hijos puedes incrementar el monto, sin caer en el despilfarro.

 

Paso 2:

Revisa en el internet las marcas de almacenes u objetos que necesitas para todos tus regalos, cenas, demás gasto con base en el punto 1. Compra en línea y pide que te lleven a domicilio para evitar salir a enfrentar la parafernalia navideña. Si un familiar o amigo cercano ofrece productos, haz que sean tu primera elección.

 

Paso 3:

Asegúrate de llevar varias bolsas de tela y una canasta o cartón para evitar fundas plásticas y más empaques. Solicita a tu proveedor o dependiente de almacén que evite en lo posible los envoltorios. Ten en casa papel de empaque o periódico para tus regalos. Para dar vida a los regalos, añade una tarjeta vistosa o un lazo de materiales reciclados. Los colores tierra son tendencia.

 

Paso 4:

Regala experiencias como primera elección. Desde una caja de chocolates hasta un viaje, son regalos que a todos nos gusta. Cualquier opción de regalo debe cumplir con las características de consumo responsable: local, posible de pagar, amigable con el ambiente, precio justo.

 

Paso 5:

No compres árbol de navidad, sino adorna uno en el jardín de tu casa o decora una planta grande de interiores. No compres adornos navideños. Recuerda que para tus hijos y familiares es más bonito reencontrarse con objetos familiares que les traen dulces recuerdos.

 

Paso 6:

Llegaron las cenas y agasajos. Que no sean motivo de compra de regalos impulsivos ni de ropa nueva para cada evento. Concéntrate en lo importante: la confraternidad, el compartir momentos únicos, la reflexión sobre el verdadero significado de Navidad. El fin de año también es un espacio de amistad y unión, e invita a analizar el año que pasó, si las metas propuestas se cumplieron y los propósitos de mejora para el nuevo año.

General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.